Estética dental

Todo tipo de tratamientos para que su sonrisa luzca bonita y sana.

Estética Dental

Estética dental

El blanqueamiento dental
Es un tratamiento estético que el paciente demanda cuando quiere lucir en su sonrisa un color más blanco, luminoso, consiguiendo una imagen más joven y bonita. Consiste en la aplicación de un gel sobre la superficie de los dientes, con una concentración variable de dos sustancias: peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida.
Generalidades
Los dientes modifican su color con el paso del tiempo, debido a colorantes alimenticios: café, vino, tabaco; esto se debe principalmente a que el esmalte dental posee una estructura cristalina microscópica, y entre cada prisma del esmalte se acumulan con el tiempo diferentes partículas o impurezas que “ensucian” la superficie del diente. Además pueden sufrir cambios de color por traumatismos: muerte del nervio; o por medicamentos: tetraciclinas.

El blanqueamiento dental es indoloro, no agresivo, muy eficaz y permite conseguir resultados muy satisfactorios.

Indicaciones
Está indicado en aquellas alteraciones del color de los dientes producidas a causa de la alimentación y los hábitos. No servirá de nada el blanqueamiento en dientes teñidos por caries, traumatismos o medicación, como es el caso de las tetraciclinas.
Procedimientos
A) Blanqueamiento clínico:
Es el tipo de blanqueamiento que se realiza en la clínica dental y es llevado a cabo por el personal de la clínica. Se realizan de 1 a 5 sesiones, cada una de unos 45 minutos, separadas de varios días. El procedimiento consiste en el aislamiento de los dientes mediante un retractor de los labios y un protector de la encía. A continuación se aplica un gel sobre la superficie de los dientes, y este gel es activado por una luz que genera calor o un láser. Su concentración en peróxido de hidrógeno o carbamida es alta, y existe un alto riesgo de sensibilidad dental post-tratamiento.
B) Blanqueamiento ambulatorio:
Es el tipo de blanqueamiento que el paciente realiza en su propia casa. El procedimiento consiste en tomar unos moldes de la boca del paciente y confeccionar unas férulas o dispositivos de plástico muy blando con la forma de los dientes del paciente. Al paciente se le entregan, junto con las férulas, unas jeringas de gel de una concentración más baja que el que se emplea en el blanqueamiento por luz o láser. Generalmente, este tipo de blanqueamiento se emplea por la noche, mientras el paciente duerme. Este tipo de tratamiento tiene múltiples ventajas sobre el otro tipo de blanqueamiento, ya que el gel está muchas más horas en contacto con la superficie de los dientes y penetra a mayor profundidad, con lo que el blanqueamiento es más eficaz y más duradero. Además, su concentración es menor, de manera que la sensibilidad posterior al tratamiento es mucho más leve. El uso nocturno de las férulas de blanqueamiento es sencillo y no interfiere con las actividades de la boca durante el día.
Las carillas
También llamadas facetas de porcelana son láminas de entre 0,8 y 1,5 mm de grosor que, adheridas a la superficie frontal de los dientes, son capaces de modificar el color, la forma, el tamaño o la posición del diente.

Se trata de prótesis estéticas fijas que, una vez adheridas, son difíciles de despegar, proporcionando un aspecto saludable y estético a los dientes dañados o poco vistosos. Pueden emplearse tanto en los dientes superiores como en los inferiores.

Se pueden emplear varios tipos de porcelana (In-ceram, mirage, procera), pero las carillas que más estética ofrecen y también más resistencia son las confeccionadas con porcelana feldespática.

Se trata de varias capas de porcelana, añadidas en varias cocciones, y constan de una primera capa más opaca capaz de enmascarar el color oscuro del diente y darle un aspecto más luminoso. Sobre esta capa de porcelana se van añadiendo cuerpos de porcelana de diferentes tonos y transparencias, de modo que el resultado final es muy natural, con muchos matices, imitando la anatomía real de un diente. De este modo, las carillas se hacen imperceptibles.

El grosor del esmalte dental es de 1,5 milímetros aproximadamente. Para la realización de la carilla es preciso pulir parte de la superficie del esmalte, menos de 1 mm. De este modo, el diente no queda desprotegido y la carilla se adhiere mejor. Una vez colocada, el grosor diente es normal, ya que el esmalte removido es sustituido por el cuerpo de la carilla.

Indicaciones
Las carillas son un tratamiento meramente estético, que suele demandar el paciente más que recomendarlo el profesional. Pueden emplearse en los siguientes casos:
– Alteraciones del color de los dientes.
– Dientes fracturados por traumatismos.
РCambiar la apariencia de los dientes por motivos est̩ticos y mejorar la sonrisa.
– Cierre de diastemas: tratamiento de dientes separados.
– Hipoplasias de esmalte.
Contraindicaciones
Existen algunas situaciones bucales en las que no es procedente el tratamiento con carillas de porcelana, ya que no ofrecen garantías sobre su buen comportamiento, pudiendo desprenderse con demasiada facilidad o dificultar la higiene oral:
– Pacientes bruxistas: tienden a desgastar los dientes. Apreietan los dientes por la noche y las carillas podrían fracturarse o desprenderse con demasiada frecuencia.
– Patología periodontal: pacientes con movilidad dentaria y pérdida de encía.
– Insuficiente esmalte sano: de modo que no sería posible adherir la carilla con seguridad.
– Mala higiene oral: ya que las encías podrían inflamarse y causar daños en el periodonto.
РExcesivo api̱amiento de los dientes: en casos de api̱amiento severo, se suele recurrir a un tratamiento previo con ortodoncia para colocar los dientes.
– Encías muy irregulares: En estos casos, por muy bonitas que se fabriquen las carillas, el resultado final no alcanzará nunca las expectativas del paciente.
Procedimiento clínico paso a paso:
El tratamiento con carillas requiere de pocas sesiones para llevarse a cabo, sin embargo, requiere de una correcta y compleja planificación. Es muy importante estudiar la sonrisa del paciente para poder decidir que parámetros se van a modificar. Las personas tienen diferentes fisionomías, y a cada una le corresponde un tipo de diente, no se trata de colocar carillas “en serie” y dejar a todos los pacientes con una sonrisa similar, sino que lo que se pretende es dotar al paciente de una sonrisa natural y armónica con las facciones de su rostro. De este modo, a los pacientes con un biotipo atlético, les favorecerán más los dientes cuadrados de bordes planos y a los pacientes leptosómicos o de cara alargada les favorecerán más unos dientes alargados y con bordes redondeados.

Se debe estudiar el área de sonrisa del paciente, es decir, el número de dientes que enseña al sonreir, cuánta encía enseña, el color de su piel, la posición de los labios para no alterar la fonética, etc.

Para realizar el estudio se toman unas fotografías de la boca del paciente en diferente posiciones (reposo, media sonrisa, sonrisa completa, perfil, etc.) y unos moldes de ambas arcadas. En base a las fotografías se realiza un encerado diagnóstico o “mock up”, que es una predicción de cómo quedarán las carillas en la boca de ese paciente. Gracias a este encerado el paciente puede, en la segunda cita, decidir si sigue adelante con el tratamiento o no. Si el paciente accede, se concierta una tercera cita, de varias horas, en la que se prepara los dientes para recibir las carillas. En esta cita se remueve una pequeña cantidad de esmalte, bajo anestesia local para evitar sensibilidad. Se toman unos moldes de los dientes reducidos y unos registros de mordida muy precisos. Por último, se confeccionan unas carillas provisionales de composite para que el paciente no padezca sensibilidad y pueda realizar una vida social normal mientras un laboratorio de prótesis confecciona las carillas de manera artesanal en función de los datos obtenidos del estudio previo y las preferencias y deseos del paciente. Además será el paciente, con el consejo del profesional, quien oriente sobre la forma y color que desea.

El laboratorio tarda una media de 7 a 10 días en preparar las carillas. Los laboratorios más económicos suelen realizar pocos cuerpos de porcelana y por lo tanto el número de cocciones es reducido, por lo que pueden tardar poco tiempo en preparar unas carillas, sin embargo el resultado que cabe esperar es, por supuesto, mediocre. Los laboratorios de calidad suelen realizar las carillas aplicando varias capas de porcelana para lograr diferentes efectos ópticos que asemejan la carilla a un diente real. Para dar realismo a la carilla es preciso que el color no sea plano, sino que tenga un patrón degradado desde el cuello hasta el borde del diente, el cual debe ser transparente y con tonos azulados. Para conseguir estos efectos es preciso cocer capas de porcelana muy finas. Para cocer capas tan finas, es preciso hacerlo en hornos de cerámica especiales que hacen subir y bajar la temperatura muy lentamente durante varias horas, de lo contrario, los cambios bruscos de temperatura pueden fracturar la carilla o producir microfisuras en su estructura. Por ello la necesidad de disponer de varios días para su confección.

Una vez terminadas las carillas, se sumergen en líquidos antisépticos para su esterilización antes de ser probadas en la boca en espera del beneplácito del paciente para ser adheridas definitivamente. Para poder adherirlas, deben ser tratadas químicamente mediante grabados ácidos y sustancias permeabilizantes. Esta cuarta cita en la que se prueban y adhieren las carillas lleva también varias horas. Tras su adhesión, han de ser pulidas y perfiladas. Se suele emplear una quinta cita para la revisión y asegurarse de que todo es correcto, verificando la oclusión, los contactos entre las carillas, la ausencia de inflamación de la encía, la sensibilidad postoperatoria, la fonética, y por supuesto, la estética.

Inconvenientes de las carillas
– Es un tratamiento con un grado de dificultad alta, ya que requiere experiencia tanto por parte del profesional como del laboratorio, además de un alto grado de capacitación técnica.
– Las carillas son complejas de fabricar, por lo que el diagnóstico debe ser preciso, ya que la repetición del trabajo es costosa, por lo que hay que “hilar fino” desde el principio.
– Su preparación y colocación lleva varias horas y puede ser pesado para el paciente.
– Se pueden desprender o fracturar con más facilidad que las coronas.
– La duración media de una carilla es de unos 10 a 15 años. Si alguna se desprende se puede volver a adherir, pero si se fractura es preciso realizar una nueva carilla.
– El tratamiento es definitivo, ya que una vez reducidos los dientes, el paciente deberá llevar carillas toda la vida.
– A veces es difícil lograr un color o estética perfectos si el paciente tiene alteraciones anatómicas en la encía o en la posición de sus dientes.
– El coste del tratamiento es elevado.
Ventajas de las carillas
РEs posible conseguir una est̩tica excelente y muy natural.
– Son más conservadoras que las coronas de porcelana, ya que es preciso remover menos cantidad de estructura dentaria.
– Resisten muy bien el paso del tiempo, ya que no se abrasionan ni cambian de color.
– Son bien toleradas por la encía.
– El daño dentario es mínimo, con lo que no suele haber sensibilidad post-operatoria. En caso de haberla se puede tratar.
– El grado de satisfacción del paciente es muy alto.
– La sonrisa cambia radicalmente en unos pocos días y los resultados son predecibles y definitivos.
Las coronas dentales
Son estructuras de una sola pieza que recubren los dientes, y reemplazan el esmalte dental por porcelana u otro material.

Se colocan de manera fija o permanente en la boca y se sujetan mediante unos cementos muy consistentes.
Generalidades
Las coronas de porcelana pueden emplearse por varios motivos. El más común es el restaurador, es decir, devolverle a una diente roto a dañado su aspecto y forma originales. Además, también se emplean con fines estéticos, para cambiar la apariencia, forma, color o posición de los dientes antiestéticos, proporcionando a la boca una imagen más acorde con el canon de belleza actual. También pueden emplearse para proteger los dientes de la fractura, por ejemplo después de un tratamiento de endodoncia, que deja el diente demasiado débil.

Las coronas son piezas únicas, confeccionadas de manera artesanal por un laboratorio o bien mediante técnicas de CAD-CAM, realizadas a la medida de cada paciente. Para poderla colocar es preciso reducir el diente y tallarlo proporcionándole una forma cónica que permita la inserción de la corona, que se colocará después de manera definitiva mediante un cemento de fijación. Las coronas son piezas individuales, y cuando van unidas las una a las otras forman los “puentes”.

Indicaciones
– Dientes fracturados.
– Dientes desgastados.
– Dientes con caries grandes.
– Dientes con endodoncia para evitar su fractura.
РCambiar la apariencia de los dientes sanos por motivos est̩ticos.
Tipos de coronas
Atendiendo a los diferentes materiales de confección, las coronas dentales pueden ser:
– Metálicas (de varias aleaciones): Hoy en día en desuso.
– Metal-acrílicas: Núcleo metálico recubierto de resina. En desuso.
– Acrílicas: Se emplean como coronas provisionales para no dejar al paciente con el diente sensible mientras el técnico de laboratorio confecciona la corona definitiva. Estos puentes nunca pueden ser definitivos puesto que son sumamente frágiles.
– Metal-cerámicas: Núcleo metálico recubierto de porcelana. Las más empleadas en la actualidad por su gran durabilidad y estética. Son más usadas para región posterior de la boca (zona de masticación).
– Totalmente cerámicas: Muy estéticas pero poco resistentes. Suelen emplearse en la región anterior de la boca, donde la carga de masticación es menor. También pueden emplearse en molares, pero el riesgo de fractura es alto. Su precio es elevado.
– De zirconio: Se confeccionan mediante técnicas de CAD-CAM. Son muy resistentes y muy estéticas. Son las de elección en el sector anterior o zona de sonrisa y también pueden colocarse en el sector posterior, aunque no son tan resistentes como las metal y en ciertos individuos con mucha presión masticatoria se pueden fracturar.
Ventajas de las coronas
– Confieren una mayor resistencia a los dientes fracturados o debilitados.
– Pueden mejorar la estética, color, posición y tamaño de los dientes muy estropeados que afean la sonrisa.
РSu t̩cnica es muy sencilla.
– Permiten una correcta higiene, ya que permiten el paso de la seda dental.
Inconvenientes de las coronas
– Es preciso tallar o limar ligeramente los dientes y dejarlos de una forma cónica para poder insertar la corona.
– Los dientes tallados o limados pueden requerir tratamiento endodóncico en algunas ocasiones si aparece sensibilidad.
Tiempos de tratamiento
La confección de una corona necesita al menos 2 sesiones clínicas y el tiempo de elaboración varía según cada laboratorio. En aproximadamente 7 a 14 días se tiene preparada la corona para colocarla definitivamente en la boca.
Prótesis confeccionadas por ordenador
Se trata de coronas de zirconio u óxido de alúmina, muy naturales debido a la translucidez que confieren a la restauración final. Su ajuste es más preciso que las convencionales de metal-porcelana, ya que el proceso de confección no es colado sino sinterizado mediante un ordenador y una máquina fresadora.

Actualmente se trata de uno de los mejores y más resistentes tratamientos estéticos para recuperar la sonrisa.

Los puentes dentales
Son estructuras de varias piezas o coronas unidas que reemplazan dientes perdidos usando como pilares de anclaje los dientes remanentes de la boca.

Se trata de estructuras que se colocan de manera fija o permanente en la boca y se sujetan a los dientes mediante unos cementos muy consistentes.

Cuando faltan uno o varios dientes, la mejor solución suelen ser los implantes dentales, ya que para la colocación de los puentes es preciso tallar o desgastar los dientes vecinos.

Los puentes pueden ser de 2 hasta 14 piezas, y pueden anclarse en 2 ó más dientes. El tamaño del puente depende del número de piezas ausentes y de la posición de los dientes que van a usarse como pilares de soporte. Una sola pieza sería una corona de porcelana. Las coronas de porcelana, también conocidas como “fundas”, pueden colocarse en todos los dientes de una misma boca, pero cuando una o varias coronas están unidas entre sí se denominan puente.

Antes de los implantes dentales, los puentes eran la única solución para la reposición de los dientes perdidos de una manera fija, sin emplear aparatos removibles de “quitar y poner”. Hoy en día, los puentes de porcelana se siguen utilizando ya que tienen sus indicaciones, y los materiales y técnicas para su confección son cada vez más avanzadas.

Cuando hablamos de puentes, en este apartado nos referimos a puentes de porcelana sobre dientes naturales, aunque también se pueden realizar puentes de porcelana sobre implantes, que se englobarían dentro de las prótesis fijas sobre implantes (leer apartado de Implantes Dentales).

Clásicamente los puentes se confeccionaban en metal. El dentista tallaba o limaba ligeramente los dientes y después tomaba el molde para que el técnico de laboratorio o protésico confeccionara de manera artesanal el puente a medida del paciente. Hoy en día la técnica no ha cambiado, pero si los materiales. Debido a la poca estética de los puentes metálicos de antes (de oro o de aleaciones de cromo-níquel) se empezaron a emplear recubrimientos plásticos en la zona visible de los puentes.
Podríamos decir que los puentes permiten reponer los dientes perdidos mientras que los implantes permiten reponer además las raíces.

Indicaciones
Cuando se ha perdido uno o varios dientes, lo más indicado es el tratamiento con implantes dentales, ya que estos son capaces de reponer los dientes de manera fija y sin tener que tocar los dientes adyacentes.

Algunos pacientes optan por los puentes dentales debido al menor coste económico o a la mayor rapidez del tratamiento, ya que en los puentes sobre dientes no es preciso esperar a la cicatrización como ocurre en el caso de los implantes, donde los tratamientos son más largos.

Como ya hemos comentado en el apartado de las coronas de porcelana, a veces es necesario la colocación de estas coronas para poder dar consistencia a dientes rotos o muy debilitados, que de no ser tratados y reforzados con dichas coronas se fracturarían fácilmente con el paso del tiempo debido a la presión de las fuerzas masticatorias. Cuando se ha perdido un diente y los dientes vecinos están muy debilitados y ambos individualmente necesitan coronas para su refuerzo, en ese caso está indicado la colocación de un puente, ya que de ese modo se refuerza todo en conjunto.

Cuando se ha perdido uno o más dientes por un traumatismo grave o una gran infección, a veces se pierde además una gran cantidad de masa ósea que hace imposible la colocación de implantes dentales, a no ser que se realice un injerto de hueso. Para los pacientes que no quieren someterse a una cirugía de injerto de hueso o no pueden hacerlo por motivos de salud (cáncer, irradiación, osteorradionecrosis, etc.) están indicados los puentes de porcelana para reponer los dientes perdidos.

Tipos de puentes
Cada puente se confecciona a la medida de cada paciente, y su forma y tamaño está determinado por la anatomía y necesidades del paciente. Varían entre 2 a 14 piezas unidas.
Atendiendo a los diferentes materiales de confección, los puentes dentales pueden ser:
– Metálicas (de varias aleaciones): Hoy en día en desuso.
– Metal-acrílicas: Núcleo metálico recubierto de resina. En desuso.
– Acrílicas: Se emplean como coronas provisionales para no dejar al paciente con el diente sensible mientras el técnico de laboratorio confecciona la corona definitiva. Estos puentes nunca pueden ser definitivos puesto que son sumamente frágiles.
– Metal-cerámicas: Núcleo metálico recubierto de porcelana. Las más empleadas en la actualidad por su gran durabilidad y estética. Son más usadas para región posterior de la boca (zona de masticación).
– Totalmente cerámicas: Muy estéticas pero poco resistentes. Suelen emplearse en la región anterior de la boca, donde la carga de masticación es menor. También pueden emplearse en molares, pero el riesgo de fractura es alto. Su precio es elevado.
– De zirconio: Se confeccionan mediante técnicas de CAD-CAM. Son muy resistentes y muy estéticas. Son las de elección en el sector anterior o zona de sonrisa y también pueden colocarse en el sector posterior, aunque no son tan resistentes como las metal y en ciertos individuos con mucha presión masticatoria se pueden fracturar.
Ventajas de los puentes
– Pueden solucionar ausencias de dientes de manera sencilla en zonas donde es muy difícil la colocación de implantes.
– Al ser estructuras grandes aportan gran estabilidad al conjunto de la boca, sobre todo cuando varios dientes están muy deteriorados.
Inconvenientes de los puentes
– Es preciso tallar o limar ligeramente los dientes y dejarlos de una forma cónica para poder insertar el puente.
– La técnica en la boca es delicada y compleja ya que los dientes pilares deben estar muy paralelos entre sí. Una cierta variación en la inclinación de los pilares hará imposible su inserción y habrá que paralelizar los pilares y volver a repetir todo el puente.
– Los dientes tallados o limados pueden requerir tratamiento endodóncico en algunas ocasiones si aparece sensibilidad.
– Son difíciles de limpiar y a veces se empaqueta comida.
– Las uniones entre las piezas pueden ser muy artificial en algunos casos.
– Imposibilidad de pasar la seda dental entre los dientes del puente.
– Son difíciles de desinsertar de la boca si hubiera que repararlos.
Tiempos de tratamiento
La confección de un puente requiere varias citas y el tiempo de elaboración varía según cada laboratorio. Por lo general, desde que el paciente decide realizarse un puente hasta que se coloca en la boca de manera definitiva pueden pasar entre 2 y 4 semanas. Las sesiones clínicas empleadas dependen de cada profesional.
Puentes de zirconio
Se trata de los anteriormente citados puentes de zirconio. Su estructura es muy precisa ya se confecciona mediante un sistema informatizado que escanea los dientes y diseña el puente mediante un complejo programa informático. Al tener una mayor precisión en el ajuste, el hermetismo que proporcionan es muy eficaz, de manera que es muy difícil que estos puentes se filtren con el tiempo. Son muy estéticos, ya que su núcleo, al contrario que el metal, deja pasar la luz, de manera que el resultado final es muy natural. Sus principales inconvenientes son un coste más elevado y una menor resistencia a la fractura.
En CUNIDENT le informaremos de todo lo relacionado con los tratamientos de estética dental que más le convengan.

Si desea más información, llámenos o concierte una cita online, es gratuita.

programDENT descuentos

Preguntas más frecuentes

Tengo mis dientes muy manchados y oscuros. ¿Es el blanqueamiento dental la opción de tratamiento más indicada en mi caso?

La indicación de realizar o no un blanqueamiento dental viene determinada por la cantidad y el tipo de mancha o pigmentación de los dientes; de esta manera, el blanqueamiento dental está indicado en la mayoría de los casos, excepto en los casos de manchas por tetraciclinas demasiado oscuras y en casos de corrosión por empastes metálicos; en estos casos, tendríamos un sustrato demasiado oscuro para aclarar y estaría indicada la realización de carillas o fundas cerámicas para corregir el cambio de color de los dientes. Si por el contrario las manchas no son extremadamente oscuras el aclaramiento dental sería la solución indicada.

¿Cuánto dura un blanqueamiento dental y qué tan blancos quedarán mis dientes?

La duración del blanqueamiento dental varía de un paciente a otro dependiendo de sus hábitos alimenticios, higiénicos y sociales; así, en pacientes fumadores, consumidores habituales de bebidas oscuras (colas, café, té) y con dietas altas en cítricos (kiwi, piña), la duración del tratamiento puede verse disminuida. En la mayoría de los casos la duración es de 2 a 7 años. Sin embargo, el blanqueamiento dental independientemente de los hábitos del paciente requiere un refuerzo o mantenimiento anual para que los resultados clínicos óptimos se mantengan en el tiempo el máximo posible, dicho refuerzo puede realizarse con una visita en clínica o con una pauta de tratamiento domiciliaria.

¿Cuán blancos quedarán mis dientes después del blanqueamiento dental?

La cantidad de aclaramiento dental varía de un paciente a otro; la cantidad de blanqueamiento se evalúa con una guía odontológica de 15 tonos; generalmente los resultados obtenidos con el blanqueamiento consiguen aclarar entre 5 y 10 tonos; pero es importante tener en cuenta que los dientes no quedarán más blancos de lo que eran cuando erupcionaron y esto viene determinado por la genética del paciente.

¿El blanqueamiento dental funciona en empastes?

El blanqueamiento dental no aclara empastes o tratamientos dentales como fundas o carillas que se hayan realizado previamente. Por ello, se hace necesario cambiar aquellos que comprometan la estética; teniendo en cuenta que se ha de esperar un mes para dicho cambio.

¿Qué consecuencias o molestias se pueden presentar después de un blanqueamiento?

Es normal que durante y/o después de un blanqueamiento dental haya aumento de la sensibilidad dental a diversos estímulos como frío, dulce y aire. Esta hipersensibilidad dental es completamente normal y pasajera y puede ser controlada con pastas dentífricas y geles desensibilizantes a base de flúor y en casos mayores con analgésicos. Dura aproximadamente dos semanas y se resuelve completamente en este período de tiempo.

Aparte de la hipersensibilidad dental no se describe algún otro tipo de molestia posterior al blanqueamiento dental, siendo pues un tratamiento totalmente seguro y conservador.

¿El blanqueamiento dental es un procedimiento doloroso?

El blanqueamiento dental es un tratamiento conservador que no requiere anestesia dental, que no duele y que en algunos pacientes puede generar el ya comentado aumento pasajero de la sensibilidad del diente.

Tengo mis dientes desgastados y manchados, ¿lo indicado en mi caso serían las carillas o son necesarias las coronas de porcelana?
Es importante saber que cada paciente y su caso deben ser valorados, diagnosticados y tratados de manera específica; cuando hablamos de dientes desgastados lo más importante es determinar cual es la causa del desgaste para así determinar si corrigiendo dicha causa se puede detener el desgaste que se ha venido produciendo hasta el momento; si se consigue estabilizar la oclusión e impedir que continúe el desgaste, la corrección estética de los dientes desgastados puede llevarse a cabo mediante carillas de porcelana (cuando el desgaste ha dejado suficiente esmalte intacto), teniendo que preparar mínimamente los dientes, no siendo necesaria la preparación para coronas. Sin embargo, si el desgaste es demasiado severo lo más indicado sería la cementación de fundas completamente cerámicas.

En cuanto a las manchas, estas pueden ser corregidas con cualquiera de las dos opciones.

Mis dientes delanteros están separados, ¿podría ponerme carillas de composite para que no se viera el espacio?

Las carillas de composite sirven para modificar la forma de los dientes y están indicadas para cerrar diastemas o separaciones, siendo el tratamiento de elección en muchos casos. La indicación ideal es realizar un tratamiento de ortodoncia previo que aproxime y alinee los dientes lo máximo posible para después corregir las discrepancias de tamaño con composites (materiales para empastar). Si no es posible realizar ortodoncia, con composites puede cerrarse dicho diastema y también pueden corregirse dientes rotados, inclinados o manchados y todo ello en una sola visita.

Una carilla de porcelana, ¿dura lo mismo que una carilla de composite?

La duración de una carilla de porcelana es de entre 15 y 20 años pero varía de un paciente a otro dependiendo de sus hábitos. Si el procedimiento se ha realizado de manera correcta una carilla de porcelana no deberá presentar ningún tipo de problema; aunque muy ocasionalmente alguna podría fracturarse o caerse resolviéndose de manera simple.

Las carillas de composite tienen una duración menor, ya que son materiales que tienen más tendencia a pigmentarse y a perder el brillo con el tiempo. Duran entre 5 y 10 años y requieren como cualquier tratamiento de estética dental un mantenimiento anual. Al final de su vida útil puede restituirse solo la capa más superficial, pero en algunos casos se hace necesaria la remoción completa y la realización de una carilla nueva.

Tengo bruxismo y mis dientes delanteros desgastados, estoy pensando en ponerme carillas. ¿Cuál es la mejor indicación?

En el caso de hábitos parafuncionales (perjudiciales) como el bruxismo (apretar o rechinar los dientes) o morder objetos; no es recomendable rehabilitar estéticamente con carillas de composite ya que al igual que los dientes naturales las carillas de composite podrían verse afectadas. Estarían indicadas las carillas de porcelana siempre y cuando haya esmalte suficiente que garantice la adhesión de la carilla y pueda estabilizarse la oclusión y garantizar de esta manera que la boca funcione correctamente; sin embargo, cuando el desgaste es muy severo la mejor indicación es rehabilitar mediante fundas totalmente cerámicas (libres de metal) que garantizarán el éxito clínico a largo plazo.

¿El uso de ácido hialurónico para relleno facial y de labios tiene alguna contraindicación?

Son pocas y muy específicas las contraindicaciones para la utilización del ácido hialurónico. Entre ellas contamos: la alergia al producto (en muy contadas ocasiones), antecedente de cirugía plástica en la zona a tratar con menos de 5 meses de realización y en pacientes que presenten alteraciones en el proceso de cicatrización.

¿Cuáles son las recomendaciones y cuidados postoperatorios del microfilling?

Se recomienda evitar la exposición al sol y a fuentes de calor en los días siguientes al procedimiento ya que estas pueden aumentar la inflamación de la zona tratada. Así mismo, se recomienda evitar tocar fuertemente o golpear la zona durante la primera semana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.